Traje de Comalapa

MASCULINO El traje masculino está en proceso de extinción. Ya sólo lo usan hombreas ancianos y maduros y el número de usuarios maduros es menos que el de ancianos. Los hombres jóvenes y los niños se visten como los ladinos. Los componentes del traje masculino son camisa, pantalón, ponchito, faja y saco. La camisa (kamixa) y el pantalón (kalson) son blancos y de estilo occidental. Se confecciona con manta o gabardina. Se mandan a hacer a sastrerías locales o se compran en los almacenes del pueblo y en el mercado. El ponchito (xerca) es una especie de delantal que se usa sobre los pantalones. Es de lana y se elabora en telar de pie en Momostenango. La alternancia de los colores negro y blanco en la urdimbre y en la trama forma su diseño cuadriculado. Se puede omprar con vendedores ambulantes que llegan a Comalapa o en el mercado de Tecpán. El ponchito se sostiene con una faja similar a la tradición de la mujer. El saco (koton), negro o azul, de estilo occidental se elabora con tela hecha en telar de pie en

FEMENINO
EL GÜIPIL
El hupil es una prenda de mucho colorido que cubre el torso. De su nombre en kaqchikel, es rupam po7t que literalmente quiere decir “Su adentro, huipil”. Está constituido por 2 lienzos de telas tejidas. Que se unen al centro y a los lados por medio de costuras, hechas a mano o a máquina. Las aberturas que se dejan en la costura central y en las laterales forman el cuello y las mangas, los cuales generalmente se ribetean con terciopelo negro. El huipil presenta variaciones en diferentes aspectos tanto como formas de cuello, presencia de dobleces, tipo de telar en el que se hace, distribución de diseños, clase de diseño, y tipo de hilos y técnicas usados en su elaboración. La forma del cuello puede ser vertical, cuadrada o en “V” la primera es la tradicional y es usada por mujeres que tienen aproximadamente más de 40 años. Se logra sencillamente sin unir los 2 lienzos de huipil a la altura requerida. La segunda es una innovación sumamente indefinida entre las mujeres jóvenes. La tercera es una innovación tan reciente que son pocas las mujeres jóvenes que la usan. Requiere hacer un corte, en forma de rombo de tal manera que el ángulo inferior de esta coincida con la unión central del huipil. Tanto el cuello vertical como el cuadrado son ribeteados con terciopelo negro. En cambio el ribete del cuello en V se caracteriza por un bordado, a máquina, de flores y otros diseños en llamativos colores. El huipil de las mujeres jóvenes no solo se caracteriza por el cuello cuadrado sino también por la presencia de los 2 dobleces verticales ubicados a los lados del cuello, uno de cada lado. Estos dobleces se fijan con costura a máquina y sirven para ajustar más el huipil a las líneas del cuerpo. Los huipiles se elaboran tanto en telar de cintura como en telar de falsería el telar de cintura fue descrito en el capítulo 1. El telar de falsería es un telar de pie que tiene una serie de lisos adicionales que permiten levantar diferentes puntos de hilos La urdimbre en un orden específico para lograr un diseño brocado. (Veáse O´Neale 1965-86-87: ) Los huipiles elaborados en telar de cinturas son llamados “huipiles de mano” o mano de mujer en español y Po7t chin chi qáb huipil de (hecho a mano) en kaqchikel. Los trabajados en telares de falsearía se conocen como “huipiles de mano de hombre” en español y como Po7t ruq´a achin (huipil, su mano de hombre) en kaqchikel. Esta distinción en los nombres locales español y en kaqchikel se basa en la animación que tradicionalmente ha existido entre tipo de telar sexo del tejedor, ya que el telar de cintura ha estado asociado con las mujeres y el telar de pie, con hombre. Sin embargo en la comunidad varias mujeres tejen huipiles en telar de falsearía ellas han aprendido el oficio elaborado en talleres textiles donde es común que las mujeres y los niños trabajen como haladores. El halador o la haladora es persona encargada de levantar las aviaduras o lizo adicionales del telar de falsería, su trabajo debe coordinarse con el tejedor. Este huipil ejemplifica varios detalles de uso habitual tal como el cuello cuadrado, la presencia de dobleces, el color negro de base, el uso de la sintética, el ensanchamiento de la franja central la combinación de figuras antiguas y modernas y ausencia de rujikial tanto debajo de la creya como de las franjas que quedan en la a la altura de la cintura.
EL PERRAJE
El perraje (q´ub´el) es una prenda rectangular semejante a un chal. Generalmente es tejido en telar de pie en alguno de los centros textiles de los departamentos de Quetzaltenango y totonicapán. En su elaboración se utilizan materiales como algodón, lana sintética y rayón. Generalmente tiene un diseño de rayas de diferentes colores que se extienden a lo largo de la urdimbre. Alguna de estas rayas puede tener diseños jaspeados. Sus extremos frecuentemente terminan en borlas formadas conocidos con hilos de la urdimbre o agregadas o con propósito decorativo además rayado, hay otros tipos de perraje. Uno es la lana sintética de un solo color con unas cuantas líneas de pecho o a lo largo de la urdimbre. Es tejido en telar de piel en el occidente del país el otro también es de lana de un solo color pero es tejido en máquina de punto de tanto como en occidente como en la propia comalapa. Entre las mujeres jóvenes, entre las niñas, el perraje. Las niñas del perraje han sustituido al sobrehuipil. Como prenda de abrigo se usa sobre la espalda con los extremos cruzados en la frente, o sobre el pecho, formando una honda. Con los extremos hacia atrás esta onda puede servir para transportar cosas y el perraje se puede usar para abrigar la cabeza y los hombros cuando hace frio y para cubrir la cabeza en señal de sorpresa en la iglesia. También sirve para cargar a un niño sobre la espalda. Doblado apropiadamente para tapar la cabeza y protegerla del sol. Las niñas de la escuela primaria unen varios perrajes para formar un cordón largo, que le sirve para “Saltar cuerda” a la hora del recreo.
LA FAJA
La faja (pas) es un cinturón que sirve para sostener el corte. Sus dimensiones , diseños y técnicas de elaboración varían según la edad de las mujeres. Las ancianas usan una faja larga (300-500cm). La ancha (15.25cm.) tejida en telar es cintura. Esta faja tiene franjas de varios colores a lo largo de la urdimbre. Alguna de estas franjas y otras se urden de manera especial, de tal forma que queda un color en la urdimbre anterior, y otro, en la portería, otro. Así mismo algunas franjas de urden con boqotin. Los kilos de la urdimbre son de algodón, lana sintética y sus colores pueden incluir rojo, blanco, violeta, rosado, azul, celeste, verde, etc. Los hilos de la trama son de algodón, tienen más cabos que los de la urdimbre y son de color rojo. La técnica usada en la elaboración es tejido llano, con cara de urdimbre. Su diseño es similar al rujiki7al del huipil. (FOTO NO.11) . Las mujeres maduras usualmente usan una faja similar a la de las ancianas pero menos larga (400cm) menos ancho (12.15cm) foto no.11b) hay mujeres jóvenes que también usan este tipo de faja pero sus dimensiones tienen a ser todavía mejores (125.325cm x5-7cm). Las mujeres jóvenes usan otros 2 tipos de faja que contrastan con el tradicional descrito anteriormente. El primero se elabora de la siguiente manera. En un telar de cintura se teje un lienzo con varias franjas brocadas separadas entre sí por tejido llano. Las franjas tienen diseño como a los que se usan en el huipil, por ejemplo. Bandera, rupam plato, flores. Las técnicas que se usan para hacer estos diseños son brocados de una cara hecho con aguja (chibáq) o brocado de dos caras con trama suplementaria flotante continua y/o discontinua (pochom). 2 de estas franjas se cortan. En forma de una pieza larga, la cual se conoce sobre uno de los extremos de una faja tejida el telar de cintura o de una faja brillada tejida en Quetzaltenango, Totonicapán o Comalapa. El ancho de esta faja varía entre 5 y 7 cm. El segundo tipo de la faja se tejen el telar de cintura. Los hilos de urdimbre son de algodón lana sintética, el urdimbre se usan generalmente dos colores: uno que sirve de base y otro que solo ser utiliza en las orillas. Dos terceras partes de la faja se tejen en tejido llano con cara de urdimbre utilizando muchas veces Henequén de la trama para darle firmeza a la prenda en la otra tercera parte se embrocan diseños florales o frutales de 2 caras o ya sea usando la técnica de trama suplementaria flotante (pochon) fotoNo.11D o de la trama suplementaria envolvente medio marcador) (foto No. esta faja varía entre 3 y 4 cm 11) el ancho. Una variante de esta faja es la llamada “sábado y domingo” y la cual tiene diferentes diseños en sus 2 extremos (de nuevo No. foto 11) así la dueña tiene 2 fajas en una además de estos tipos de faja elaboradas en Comalapa algunas mujeres maduras y jóvenes también usan fajas hechas de Tecpán (Chimaltenango).Totonicapan (totonicapan) y san pedro la laguna (Solola). Las mujeres ancianas y las maduras usan una faja ancha, porque, entre otras razones esta es ideal para sostener la matriz. En cambio las mujeres jóvenes prefieren la faja angosta porque esta les destaca la cintura. En este grupo etario los dobleces del huipil y la faja angosta reflejan una tendencia por apostar la ropa a las niñas del cuerpo y hacer resaltar las figuras.
EL CORTE
El corte (uq) es una pieza tejida, tubular o rectangular que sirve como falda. Localmente existen 2 tipos de corte elaborados en telar de pie la morga el corte jaspeado. La tela de la morga es de algodón y su color es índigo con líneas blancas en la urdimbre. Estas líneas, de acuerdo a un ejemplar representativo, se distribuyen de la siguiente manera: Un conjunto formado por 4 líneas delgadas, 2 líneas más gruesas y 4 líneas delgadas; espacio de 4.7cm; un par de líneas delgadas; espacio de 4×7 cm ; enseguida se repite el diseño. Para confeccionar la morga se unen 2 anchos de telas (250 cm. X 58cm.) a lo largo de la urdimbre. Los extremos de la pieza resulta se unen a su vez para formar un tubo. La costuras de las uniones se hacen a mano o a máquina. La morga está en proceso de extinción. Antes la elaboraban en el tejar (Chimaltenango) y la llegaban a vender a Comalapa. Ahora ya solo la usan, unas cuantas ancianas por que el corte jaspeado la ha desplazado totalmente para ponérsela dobla la parte superior de la morga hacia adentro para determinar el largo de la prenda. Después se mete dentro del tubo, hala la pieza del lado izquierdo y la parte que se extiende después de su cuerpo la dobla, de tal forma que la pasa por detrás y la termina de enrollar en el lado derecho de la parte delantera de su cuerpo. El corte jaspeado no es privativo de Comalapa. Se elabora en los centros textiles de occidente Salcajá, San Cristóbal Totonicapán, Totonicpán y es usado en casi todos los municipios en los que se conserva el traje indígena. Se conoce como jaspeado porque parte de los hilos que se usan en su elaboración son veteados. Este aspecto se obtiene al teñirlos con la técnica de anudados o ikat (9). Los hilos jaspeados se pueden utilizar en la urdimbre, en la trama o en ambas. Los diseños que se logran en el tejido con los hilos jaspeados son muy diversos e incluyen figuras humanas, flores, jarrones, etc. La variedad en diseño y colorido de los cortes jaspeados es muy grade. El corte jaspeado que usan las mujeres de Comalapa mide entre 500 y 672 cm. (6-8 varas) de largo por 90cm. De ancho. Esta pieza rectangular se une en sus extremos, ya que el corte jaspeado, a diferencia de la morga, se usa en dos y sin meterse dentro del tubo. Frecuentemente a la orilla inferior del corte se la agrega un adorno formado por una guarda de pana. La parte superior de la guarda se corta en forma de ondas o picos. El contorno de estas ondas o de estos picos a veces se acentúa con soutache. El precio de un corte de 6 varas puede variar aproximadamente entre Q.20 y Q.80. Al precio del corte hay que sumar el del adorno y la cantidad que se paga al costurero o costurera por ponerlo. La calificación local de un corte como sencillo o especial depende de su precio, la cantidad de adornos que tenga y la calidad de los adornos. El corte sencillo que usa una mujer de pocos recursos, por ejemplo, tiene encaje en la orilla en vez de pana y soutache. El corte especial que una novia luce el día de su casamiento puede tener los siguientes adornos: pana y soutache en la guarda, una tira de encaje colocada a una cuarta (aproximadamente 20 cm.) de la guarda y aplicaciones o bordados a máquina en forma de rosas y ramas en la parte visible. La mujer se pone el corte jaspeado de la siguiente manera: dobla la parte superior del corte hacia adentro para darle el largo deseado. Tom un extremo del corte con la mano izquierda y con la derecha pasa la pieza alrededor de su cuerpo. Estira los dos extremos a su izquierda y la parte que queda entre su cuerpo y su mano izquierda, la dobla, la pasa por detrás de su cuerpo y la remata a la derecha de su ombligo. Antes de fijarse el corte con la faja, hace paletones en la parte delantera. El número y la colocación de los paletones del lado izquierdo. Las mujeres maduras y las comprendidas más o menos entre los 25 y los 40 años usan tres o cuatro paletones distribuidos frente. Las mujeres adultas menores de 25 años las adolescentes usan dos paletones, uno a la izquierda y otro a la derecha.
EL DELANTAL
Básicamente existen dos tipos d delantal (lantar) el largo y el corto. El primero es confeccionado con tela jaspeada proveniente de los centros textiles de occidente. Su largo varia, pero como mínimo abarca la distancia entre la cintura y un punto ubicado unos 5cm. Por debajo de la rodilla. Sus bordes laterales inferiores son esquinados. A veces puede tener un adorno muy sencillo consistente en ondas u otros diseños formados con “piquito” (liston comercial de 0.3 cm. De ancho en forma de zig-zag). Este adorno puede ir colocado escuetamente en la parte inferior de la prenda. Las mujeres ancianas y las maduras usan este tipo de delantal especialmente para desempeñar actividades domésticas en el hogar. Cuando salen a la calle, se quitan el delantal o, teniéndolo amarrado a la cintura, lo arreglan de cualquiera de las siguientes dos formas: meten una punta del delantal dentro de la faja, de tal manera que el delantal se ve en forma de triángulo o enrollan el delantal y la punta de éste la meten en la faja en la parte de atrás de la cintura, de tal forma que el delantal casi no se vea. El segundo tipo también es confeccionado con tela jaspeada. Se caracteriza por ser mucho más corto que el anterior ya que su largo abarca la distancia entre la cintura y n punto localizado unos 10cm arriba de la rodilla; por tener sus bordes inferiores redondeados y por tener “colocho” (guarda fruncida de 4-5 cm. De la misma tela jaspeada) en sus bordes. Es usado por las mujeres jóvenes. El sencillo cuesta Q3, tiene muy poco adorno y es usado para hacer oficio. El especial cuesta Q7 o más, tiene muchos adornos y se usa como prenda decorativa para asistir a bautizos, casamientos y otras fiestas. Ejemplar de delantal especial. Los bordes superior e interior del colcho tiene soutache. Enseguida hay una fila de 25 picos de pana llamados “volcancitos”. La orilla superior de los volcancitos está realizada con soutache. La fila de volcancitos lleva piquito arriba y abajo y algunas aplicaciones en forma de flores. La parte central del delantal tiene dos flores bordados a máquina con hilos de rayón y una planta formada con soutache. La cintura del delantal tiene un adorno con soutache llamado “ollitas”.
LOS ARETES
Las mujeres usan artes de plata elaborados en Comalapa o en otras comunidades y aretes de fantasía. Los aretes (ichinaj chin chi nuxkin) de Comalapa son hechos con plata obtenida al fundir medidas antiguas y otros objetos. Sus tres elementos básicos son: “medias lunas” 0 “columpios”; “figuras” de animales (paloma, gallo, pato, conejo, león, ardilla), de instrumentos musicales (lira) o plaquitas con iniciales; y “colgadores” pequeños de diferentes formas tales como corazones, estrellas, pelotitas. Los colgadores pueden ser pierdas de fantasía. Estos tres elementos se combinan para obtener diferentes tipos de artes. Por ejemplo, un primer tipo tiene una media luna como base; sobre la media luna, cinco colgadorcitos. Un segundo tipo tiene dos medias lunas en vez de una. Un tercer tipo tiene dos medias lunas y una figura, pero carece de colgadores. El precio de estos aretes varía entre Q5 y Q20 según su tamaño y complejidad. En la medida en que un par de artes es más fino y caro, su contexto de uso es más restringido. Por ejemplo, los aretes más elaborados y caros se usan sólo para días festivos.