LA CORRIDA DEL NIÑO

¡loloó! ¡loloó! ¡loloó! Gritería de niños y graves y rítmicas notas de un tamborón inician la procesión del niño con su cortejo de varones. Entra a una casa donde esperan con devoción poco minutos después sale para ir a otra y así desde el amanecer hasta el anochecer del 26 al 31 de diciembre el niño dios visita  los lugares de números familias católicas cantón por cantón esta visita constituye uno de los más hermosos eventos del ciclo navideño es organizada por la jefatura de cofradías y requiere una planificación y calendarización muy eficiente para asegurar que se cumplan con todas las familias inscritas como el recorrido se repite cada año cada familia sabe a qué hora le toca recibir al niño.

El cortejo integrado por varones de varias edades- niños de 5 a 14 años adultos y algunos ancianos salen diariamente de la iglesia san juan bautista durante esos días, a la caeza del desfile va el músico que toca el tamboron Luciendo  le sigue el sacristan que lleva u incensario. Atrás el anda del niño cargado por mayordomos. atareados por sus capas y pantalones negros, 2 cofrades acompañan el anda detrás de esto van otros mayordomos y ayudantes cargando la cajita a para limosna los libros de registro el carbón y las botellas para cargar licor que se le ofrecerá a los cofrades. Rodeando el anda o detrás de ella, numerosos y bulliciosos chiquillos a quienes la gente llama lolos. Algunos muy pocos llevan una manta blanca sobre los hombros que anudan al frente antiguamente cubrían sus caras con máscaras de monos y toritos que les proporcionaban los cofrades cierra la procesión un grupo de bailarines de “moros”.

El traje de los moros en cuanto a formas, es similar utilizado por los conquistadores en el siglo XVI. Sus componentes son: sombrero tricornio, mascara de hombre con peluca rubia capa; chaqueta; jubón medias gruesas sonaja y pañuelos grandes para el cuello; la cara y el adorno de la sonaja la capa la chaqueta y el cubon son confeccionados con un terciopelo y pana antigua colores y adornados con lentejuela, espejitos, piquito y otros listones decorativos. El sombrero es ornamentado con listones y plumas de gallinas de colores (dib. No 3) la máscara es tallada en madera. La suntuosidad de este traje contrasta con el calzado tenis o zapato color negro antes de la fiesta de concepción los bailarines viajan a la san Cristóbal Totonicapán para alquilar los trajes en las morerías la cuales gozan de mucho prestigio , una comitiva los espera en la delicias en camino entre Comalapa y tecpan para darles la bienvenida.

cuando el niño llega a una casa  sale a recibirlo a la puerta de la calle la mujer mas anciana de la familia quien lleva un incensario con pom. Le da la bienvenida y lo pasa adelante al lugar que previamente ha sido preparado sea en el patio o en la sala frente al Altar.

El piso se encuentra regado con pino. Sobre éste se ha colocado una tinaja con agua o con horchata. La boca de la tinaja  se ha adornado con unas flores amarillas llamadas “colchón de niño”. Alrededor de la tinaja se han acomodado mazorcas seleccionadas, granos de frijol, semillas de güicoy o de cualquier otro producto que se vaya a sembrar, largas y flexibles varas de membrillo e incluso aguas gaseosas. Sobre esta tinaja se asienta el anda del Niño. Esta consiste en una base de madera de cuatro brazos sobre el cual va colocado una pequeña urna de madera con vidrio en el frente. El anda va adornada con pata de gallo, claveles blancos y rojos, hojas de pacaya, velo de novia y soguillas, de olorosas manzanillas.

Frente al anda se prende candela. El sacristán sahuma la imgane con pom. Todos los miembros de la familia, incluso los niños de  pecho, así como los parientes invitados, pasan a venerar la imagen besándola y santiguándose. Si en la casa hay niños cuyo comportamiento es menester corregir, uno de los miembros mayores de la familia lo hala de las piernas y lo hace dar vueltas en torno a la imagen mientras lo golpea con una vara de membrillo. Terminada la veneración se da limosna en especie –Carbon y pom – Y en efectivo. La cantidad de este último es cuidadosamente registrada en un libro por quien hace las veces de secretario.

El jefe de familia invita a  los cofrades a tomar un poco  de  familia invita a los cofrades a tomar un poco de licor de fabricación comercial o cacera. Ellos lo aceptan, pero sólo toman una parte. El resto lo guardan en botellas que con ese fin llevan los mayordomos. Un miembro de la familia tira dulces o manías en el patio para que los lolos lo recojan. Si la familia lo desea, invita a los moros para que bailen y reciten parlamentos a cambio de una ayuda en efectivo.

Al retirarse la visita, se desarrolla una pequeña reunión familiar en la que se comparte la horchata o las gaseosas. Estas bebidas, así como todo lo que se puso a su alrededor de la tinaja. Dueron benditas por la presencia del niño. En las casas en las que la tinaja se llena de agua, está también  se utiliza para regalar la semilla de la próxima siembra o las matas y árboles frutales del patio. También se puede guardar para darle de beber a los enfermos, ya que como agua bendita tiene poderes curativos.

En todos los hogares de la lista las personas reciben al Niño vestidas con ropa de diario, menos en uno. Hacia allí se dirige la procesión la noche del 31 de diciembre. Ataviada con prendas especiales, ya sean huipiles, cortes, camisas, etc. La familia espesean huipiles, cortes, camisas,etc., la familia espera. Desde hace varios años esta familia, como la última de la lista, ha tenido el privilegio de brindar una fiesta al niño. La procesión ya está en la puerta de la casa. Se repite la ceremonia, pero despúes los integrantes del cortejo, la familia y los invitados participan en una fiesta. Música, comida y bebida. Hacía la media noche la procesión retorna a la iglesia para celebrar la misa. Las cofradías y la comunidad reciben el año nuevo. El mosaico multicolor de ropa nueva especial refleja la importancia del evento y alegre sentir del conglomerado.