EL PERRAJE

El perraje (q´ub´el) es una prenda rectangular semejante a un chal. Generalmente es tejido en telar de pie en alguno de los centros textiles de los departamentos de Quetzaltenango y totonicapán. En su elaboración se utilizan materiales como algodón, lana sintética y rayón. Generalmente tiene  un diseño de rayas de diferentes colores que se extienden a lo largo de la urdimbre. Alguna de estas rayas puede tener diseños jaspeados. Sus extremos frecuentemente terminan en borlas formadas conocidos con hilos de la urdimbre o agregadas o con propósito decorativo además rayado, hay otros tipos de perraje. Uno es la lana sintética de un solo color con unas cuantas líneas de pecho o a lo largo de la urdimbre. Es tejido en telar de piel en el occidente del país el otro también es de lana de un solo color pero es tejido en máquina de punto de tanto como en occidente como en la propia comalapa. Entre las mujeres jóvenes, entre las niñas, el perraje.
Las niñas del perraje han sustituido al sobrehuipil. Como prenda de abrigo se usa sobre la espalda con los extremos cruzados en la frente, o sobre el pecho, formando una honda. Con los extremos hacia atrás esta onda puede servir para transportar cosas y el perraje se puede usar para abrigar la cabeza y los hombros cuando hace frio y para cubrir la cabeza en señal de sorpresa en la iglesia. También sirve para cargar a un niño sobre la espalda. Doblado apropiadamente para tapar la cabeza y protegerla del sol. Las niñas de la escuela primaria unen varios perrajes para formar un cordón largo, que le sirve para “Saltar cuerda” a la hora del recreo.