CULTURA

Su fiesta titular es el 24 de junio en honor al Patrono San Juan Bautista y sus días de plaza son los martes viernes y domingos.

 

Al entrar a San Juan, las paredes que circulan el cementerio llaman poderosamente la atención por los murales que en ellas se encuentran, estos relatan gráficamente la historia del municipio.

 

La fachada de su imponente iglesia es un referente de su historia y legado. A un lado se encuentra el nuevo templo construido en sustitución de la primera iglesia que sufrió graves daños en el terremoto de 1976.

 

Por ser cuna de grandes artistas, entre los que destacan Rafael Álvarez Ovalle, autor de la música del Himno Nacional, y el pintor Andrés Curruchich, a San Juan Comalapa se la denomina “Florencia de América”.

 

San Juan Comalapa se distingue por el arte naïf y Primitivista. El talento es innato en sus pobladores, prueba de ello son sus calles, su parque y todos los nombres de artistas que ha dado al país, como Andrés Curruchich.

Andrés Curruchich Cúmez (1891-1969). No sólo fue el pionero, sino su obra es la mejor cotizada en el mercado de arte. Su primer cuadro lo vendió en una feria, en 1930 y para 1960 ya era famoso, fue condecorado con la Arden del Quetzal en el grado de Gran Cruz en 1958. Su legado artístico ha quedado no sólo para su familia, reconocida también por su talento, sino para las nuevas generaciones de comalapenses que buscan por medio del pincel y el lienzo expresar sus anhelos.

En el pueblo existen numerosas galerías de arte, como la Casa de don Andrés Curruchich, en la que habita su nieta, Maria Elena quien ha heredado su don y además realiza, como muchas mujeres comalapenses, artesanías textiles. Las actividades cotidianas de los comalapenses se plasman en sus lienzos llenos de color y de recuerdos. Lo más importante es que esta habilidad es parte de la herencia de pobladores de San Juan a nuevas generaciones.

A dos cuadras del parque central de San Juan se encuentra la Casa de la Cultura, también conocida como el museo Rafael Álvarez Ovalle. La nueva construcción inaugurada en 1984 alberga objetos personales del autor de la música de nuestro himno patrio.

Rafael Álvarez Ovalle: Nació el 24 de octubre de 1858 en San Juan Comalapa, desde niño manifestó interés por la música, y el maestro Juan Alegría fue quien le proporcionó los primeros conocimientos musicales. A los 15 años asumió la dirección de la escuela de música de Santa Lucía Cotzumalguapa. A los 29 años compuso la música del Himno Nacional, considerado uno de los tres mejores himnos del mundo por parte de la Academia de Música de Milán. El 24 de octubre de 1941 recibió el último homenaje en su natal Comalapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *